miércoles, 6 de enero de 2016

Pasamos pantalla: 2016

Sí, ya hemos superado otro año. Hay demasiadas veces en las que me paro a mirar atrás y veo cómo el tiempo vuela, por eso mismo me he vuelto una maldita sensiblona procuro aprovechar al máximo toda situación que se me pone por delante (planes geniales, obstáculos, esfuerzos...) y que, por supuesto, merezca la pena.
De este 2015 me llevo los malditos errores que sigo cometiendo: ser muy desorganizada y, a su vez, estricta conmigo misma. A ver si aprendo de una vez a dosificarme como toca para no pasarlo más mal después. También me llevo el ir confiando poco a poco, no el confiar enseguida para que luego todo cambie de un día para otro y se te quede cara de tonta pensando «¿por qué?» y perdiendo el tiempo por algo que no merece la pena. Me quedo con las amistades que he ido forjando mucho más este año -algunas que ya lo estaban bastante, otras no tanto-. Seguro que para esas personas ha sido poquito lo vivido conmigo -quizá- y no lo tengan en cuenta o simplemente ha sido algo normal para ellas, pero ese tiempo -que considero bastante-, para mí, ha sido un gran paso y un tiempo de oro puesto que una vez dejé de confiar en el término «amistad». Esas personas, con planes absurdos, con saber escucharlas, que me escucharan y con detalles idiotas, han hecho que poco a poco vuelva a ir confiando.
También me quedo con lo de siempre: da igual la maldita distancia. Donde hay confianza aun a infinitos kilómetros, la hay; donde hay tonterías o problemas que contar, los hay; donde hay un hombro, lo hay; donde hay sonrisas, las hay...

...Donde hay un vínculo, lo hay.

He recuperado y conseguido -más que perdido- muchísimas cosas este año. Si hay que destacar excursiones, planes en casa de alguien, días de playa, viajes con los amigos, el desvirtualizar amistades haciendo quedadas geniales, el perder los nervios jugar y reír con mi sobrino, el hacer la idiota con mi hermana y mi madre e incluso el ir a las 2 de la mañana a un hospital veterinario, se destaca. Hay pocas cosas iguales de bonitas que el gastar tiempo con personas que realmente merecen la pena para ti.

¿Propósitos para este año? Lo mencionado anteriormente: ser más organizada y despreocuparme de muchísimas cosas que no son para tanto. Seguir riendo y llorando con quienes están en mi vida, seguir corriendo y jugando con mis bestias pardas...
Estoy segura de que todo me irá un poco mejor si lo cumplo.

No quiero alargarme más. Espero que vuestro 2016 sea maravilloso y alcancéis poco a poco las metas que os proponéis.

¡Hasta otra!

¿Veis? Me he vuelto una sensiblona, me sabe mal.

1 comentario:

  1. Que mona eres. Que no te moleste ser sensiblona, eso te hace más adorable de lo que ya eres.

    Espero que este año compartamos más vivencias que este que hemos dejado. ¡Te quiero guapa!

    ResponderEliminar

cursor by hikariyummi